Inherent Vice

  • por
« Back to Glossary Index

Vicio inherente

El vicio inherente es una exclusión que se encuentra en la mayoría de las pólizas de seguro de carga para dar cuenta de un defecto o característica inherente a la naturaleza del producto.

¿Qué es el vicio inherente?

El vicio inherente se refiere a las propiedades inherentes de las mercancías transportadas que las hacen propensas a sufrir daños o deterioro. Esto puede incluir productos perecederos, como alimentos, que tienen una vida útil corta y son propensos a estropearse si no se refrigeran o conservan adecuadamente. El vicio inherente también puede referirse a bienes que son sensibles a la temperatura, la humedad u otras condiciones ambientales, como equipos electrónicos o productos farmacéuticos, que pueden dañarse si se exponen a temperaturas o humedad extremas. El vicio inherente también puede aplicarse a bienes que son naturalmente frágiles, como el vidrio o la cerámica, que pueden romperse fácilmente si no se manipulan con cuidado. Las empresas de transporte no podrán ser responsables de los daños a la carga que surjan de los vicios inherentes a la misma.

Para determinar si su bien tiene una forma de vicio inherente, considere los siguientes ejemplos:

De corta duración: Las botellas de plástico selladas pueden sufrir daños debido a los cambios de presión al subir y bajar a través de la altitud, ya sea cuando se envían por aire o por tierra. Esto se debe a una calidad inherente de la botella y explica por qué nuestras botellas de agua tienden a torcerse o doblarse fuera de su forma normal cuando volamos.

Naturaleza estructural: La naturaleza estructural de un artículo con diseño defectuoso generalmente se refiere a su material. Por ejemplo, los químicos ácidos del cuero hacen que el artículo se empañe o corroa cuando entra en contacto con el metal. Esto es inevitable debido a la calidad inherente y la naturaleza del material del producto.

Historia o función: Se sabe que el hierro y los metales se oxidan o corroen cuando se exponen a la humedad. En el caso de cualquier maquinaria hecha de hierro o metal, por ejemplo, se denegaría un reclamo por oxidación si el transportista no protege el equipo.

En el caso de vicio inherente, es necesario que el transportista conozca su producto y se asegure de que esté embalado adecuadamente para el modo de transporte o condiciones a las que pueda estar expuesto durante su viaje. Se puede denegar un reclamo debido a un vicio inherente o a un embalaje insuficiente, ambas exclusiones de cobertura incluidas en la mayoría de las pólizas de seguro de carga.